Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

 

Karl Marx  

Reseña Histórica, Antecedentes y Desarrollo

A mediados del siglo XIX se vivía una efervescencia social en Europa y el mundo. La ya prospera revolución industrial había comenzado a hacerle ver al mundo las consecuencias del crecimiento industrial de forma exponencial y el dominio de la burguesía. El sector social de mas bajos recursos, los obreros, sufrían de injusticias sociales desmedidas, percibían salarios bajísimos por lo que toda la familia debía trabajar para sustentarse, no tenían seguro de ningún tipo y vivían en la insalubridad, Entonces se sentía el descontento de la clase obrera, el proletariado, estos sucesos gatillaron un renacer de los pensamientos de la ilustración y derechos sociales, entonces Robert Owen aparece , presentando su socialismo utópico y el reconocimiento del proletariado como sector social que busca objetivos y reivindicaciones sociales en común, plantea el socialismo utópico como reemplazante del capitalismo en Inglaterra, planteo que los obreros formaran gremios para hacer valer sus derechos como un ente poderoso, su legado se hizo ver que en 1832 ya existían unos 500 gremios que englobaban a 20.000 trabajadores.

En Francia el socialismo utópico se llevo a cabo de la mano de Henry Saint Damont y Charles Fourier, el primero propuso la creación de la federación de estados Europeos y el segundo presentó la idea de los falansterios, unas comunidades rurales autosuficientes que vivían un socialismo teóricamente perfecto.

Más tarde la experiencia demostró que las ideas del socialismo utópico no se podían llevar a la practica de forma sustentable, debido a que fueron destruidas por la burguesía y los empresarios, es por esto que a la ideología se le dio el adjetivo de utópico, ya que no se pudo llevar a la práctica, carecía de fundamentos suficientes y es por esto que no tiene ninguna vigencia actual, exceptuando una ideología derivada de esta, el anarquismo.

En Europa seguían Surgiendo ideologías y filosofías que trataban de resolver los problemas sociales que ocurrían a mediados y finales del siglo XIX, nace un grupo de ideologías con tendencias socialistas, una de ellas es el Socialismo Científico que luego se le conocerá como Marxismo, de la mano de Karl Marx y Fiedrich Engels dos revolucionarios y  economistas, que en conjunto, en 1848, publican el “Manifiesto del Partido Comunista” y así nace el comunismo, una ideología que plantea al estado como principal actor en la vida de los ciudadanos, luego Marx continua su trabajo, publicando “El Capital” en el cual se deja ver una tendencia marcadamente Hegeliana, en El Capital, critica fuertemente al capitalismo y la economía que estaba vigente en ese entonces.

El trabajo de Marx y Engels se tradujo en una ideología que tendría gran acogida en Europa y el mundo pero no fue sino hasta la revolución de 1917 en Rusia después de su retiro del conflicto de la primera guerra mundial, en esta revolución  Vladimir Lenin y Leon Troski derrocaron el gobierno vigente en Rusia y pusieron en practica las ideas Marxistas a gran escala, siendo Lenin el primer líder de la Unión Soviética (U.R.S.S).

Luego de la segunda guerra mundial, quedando Estados Unidos y la Unión Soviética como únicas potencias en el mundo, el comunismo y el marxismo fue fomentado por esta ultima, logrando así, que se formaran partidos comunistas revolucionarios en distintos países, que además recibían apoyo de la U.R.S.S, algunos de estos lograron tomarse el poder por medios militares e iniciaron sus propios estados Marxistas, algunos de ellos fueron: República Popular China, Vietnam, Rumania, Alemania Oriental, Albania, Polonia, Camboya, Etiopía, Yemen del Sur, Cuba y otros.

Luego de la caída de la Unión Soviética, se termina la guerra fría y así queda Estados Unidos como única potencia mundial, luego , se derrocan muchos de los estados comunistas, quedando en la actualidad solo Laos, Vietnam, Cuba y la Republica Popular China.

A fines del Siglo XX  antes que terminara la guerra fría, existía una bipolaridad mundial, el socialismo real o marxismo de la unión soviética contra el capitalismo Norteamericano, en el proceso del conflicto ideológico, el socialismo demócrata, una rama del socialismo que manifiesta que se puede llegar al socialismo por vías democráticas, se une a Estados Unidos.

Esta ideología, se unió a Estados unidos en el conflicto, luego de que cayo la unión soviética, volvió a la agenda, el debate de las ideologías, se pensó en una ideología que no fuera capitalismo ni socialismo, que estuviera en el centro, recogiendo ideas de los dos y adaptándolos a su manera, es así como nació la tercera vía, una especie de socialdemocracia modificada, propuesta para adecuarse mejor a la globalización, los cambios tecnológicos y sociales de fin de siglo.


Esta nueva ideología fue desarrollada por Anthony Giddens y fue el sello de gobiernos como los de Tony Blair, Bill Clinton y Ronald Reagan entre otros.


En la actualidad, esta ideología tiene mucha vigencia, en muchos países, su éxito se debe a una supuesta sustentación social, gracias a los elementos sociales y liberales que posee aun cuando en la hoy en día es fuertemente criticada.

Elementos Doctrinales

El socialismo utópico es una ideología centrada en la igualdad comunitaria, esto por medio de la posesión y administración pública de los medios de producción en pro de los intereses de la sociedad, desechando la estructura de clases sociales.

Este se motiva el principio de no-discriminación y respeto a la diferencia. Teniendo como norte la construcción de una sociedad democrática que no genera distinción en razón de color, etnia, edad, sexo, religión, condición social, es decir, una sociedad que asegure la plena igualdad de derechos, deberes y garantías para todos en todos los ámbitos, sin censura y sin restricción siempre que no afecte los derechos de los otros.

El principio de igualdad debe contemplar la repartición equitativa de la riqueza, disminuyendo la enorme brecha existente entre los que poseen más y los que menos.

La igualdad, para ser garantizada debe tener en cuenta que el mercado no lo puede, ni debe, regular todo y que tarea es fundamental del Estado garantizar derechos básicos tales como la Educación, la Salud, la Vivienda.

El hombre tiene un rol esencial en el mundo, y este es trabajar a favor de la sociedad. Se trabaja de manera individual para lograr un beneficio colectivo que lleve a la perfección.

Al verse dificultada esta igualdad utópica, comienzan a surgir pensadores que buscan una nueva forma de organización para lograr de forma realista una igualdad en la sociedad, como resultado de esta búsqueda se encuentra un camino alternativo o más bien una adecuación a los nuevos tiempos, llamada Tercera Vía.

La Tercera Vía es una ideología política y económica de gobierno que, desde una perspectiva socialista o socialdemócrata, pretende aplicar políticas de desregulación, descentralización y reducción de impuestos.

En la política internacional, la Tercera Vía intenta adaptarse a la globalización y a los nuevos retos políticos que surgieron tras el final de la guerra fría, desechando las viejas ideas y amenazas del orden bipolar, y se preocupa por los nuevos problemas, como la delincuencia organizada, el terrorismo, el tráfico de drogas y el medio ambiente.
Sus exponentes desean construir una sociedad caracterizada por la solidaridad, equidad, igualdad, justicia, y un estándar de bienestar para todos. Esto debe ocurrir en un mundo en que ya no existen experimentos socialistas exitosos y en que se percibe el fracaso de las ideologías tradicionales de la izquierda. La Tercera Vía es una ideología política y económica de gobierno que, pretende eliminar algunas regulaciones específicas a los negocios para, en teoría, favorecer la operación eficiente del mercado. La teoría es que menos regulaciones conllevan a un aumento en el nivel de competitividad, conllevando a una mayor productividad, mayor eficiencia y productos a menores precios.

Organización Social, Económica y Política

El Socialismo Utópico y El Marxismo

El Socialismo Utópico surgió como un movimiento de reacción contra los excesos de una sociedad industrial, que ignoraba los intereses de la clase obrera. Propugnaba la propiedad colectiva de los medios de producción. El estado tiene la propiedad y es el encargado de la administración de los medios de producción, es el encargado de la regulación de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes y oportunidades laborales en forma equitativa para toda la población.
El estado desarrolla Planes Quinquenales (cada 5 años), en los que se fijan cada punto de la economía local. El plan es elaborado por una especie de ministerio de elaboración y su impulsión es obligatoria una vez aceptada por los políticos.
El capitalismo constituía una injusticia: explotaba a los trabajadores, los degradaba, transformándolos en máquinas o bestias, y permitía a los ricos incrementar sus rentas y fortunas aún más mientras los trabajadores se hundían en la miseria. El Socialismo Utópico se basa en la socialización de los sistemas de producción y en el control estatal de los sectores económicos, lo que se oponía frontalmente a los principios del capitalismo. Existe un anhelo por enterrar las relaciones sociales pertenecientes al antiguo régimen, portadoras de una carga de explotación, desigualdad y discriminación. En el plano de la acción, el socialismo permite una mejora de las condiciones de vida de los trabajadores con la puesta en pie de los sindicatos, mutualidades, bibliotecas, escuelas para niños y adultos, llevando además a la práctica las ideas sobre la organización del trabajo y la distribución de la riqueza, estableciendo el seguro social y otras prestaciones para los obreros.

Los activistas socialistas concebían la propiedad estatal como un primer paso hacia la abolición del capitalismo, las nacionalizaciones tenían por lo general objetivos más prácticos, como rescatar empresas capitalistas débiles o ineficaces, proteger el empleo, mejorar las condiciones de trabajo o controlar las empresas de servicio público. La idea es contar con un sector industrial nacionalizado en continua expansión.

El socialismo está ligado al desarrollo de la industrialización y del movimiento obrero, busca conseguir un modelo de sociedad en el que la igualdad económica lograra acabar con los conflictos entre las clases. Esto significa mejorar el nivel material y cultural de los ciudadanos.
Esto solo es posible gracias al esfuerzo de todos los productores. Para ello convertían el trabajo como un deber nacional, que apoyaría la economía y la patria. También prevalecieron los incentivos económicos a tipo individual, sobre todo a los agricultores con parcelas pequeñas y grandes producciones.
Para conseguir todos estos objetivos, en el Estado se estableció el poder en un partido único, el partido comunista, esto hizo que se produjera un sistema autoritario y dictatorial.
El marxismo, o Socialismo Científico, en la concepción de sus bases determinaba que el motor de la historia no eran ni Dios ni las ideas, sino las relaciones de producción y la lucha de clases.
La cuestión del bienestar común se encontraba sobre el tapete, era una época convulsionada donde se evidenciaba la lucha de intereses entre el sector acomodado de la sociedad, la burguesía, y la alianza del proletariado con campesinado.
Se tienen muchos puntos de pugna con la antigua escuela mercantil, halla contradictorios los intereses particulares, ve en la concurrencia el desorden y la injusticia, y quiere que el Estado intervenga y rija la vida económica, imponiendo a la libertad individual limitaciones que eviten sus extravíos. El socialismo intentaba claramente instaurar una sociedad radicalmente nueva, ajena a la lógica mercantil.
Los modelos económicos clásicos del socialismo de estado son principalmente proyectos para la resistencia, sobrevivencia e inicial despegue de las sociedades revolucionarias, en condiciones de atraso tecnológico, pobreza acumulada y entorno internacional adverso que buscaban crear una forma extendida de organización de la propiedad y producción radicalmente nueva, más socializadas y eficientes que la privada.

La Tercera Vía

El Estado descentraliza el poder y la toma de decisión, otorgando un mayor poder a los gobiernos locales, que empiezan a tomar decisiones propias sobre sus competencias. La función que la Tercera Vía asigna al Gobierno es favorecer la estabilidad macroeconómica y desarrollar políticas de bienestar, pero sin intervenir directamente ni imponer políticas paternalistas. Además de aplicar una reforma constitucional dirigida a aumentar el papel de la esfera pública en pos de lograr una mayor transparencia e imparcialidad, dados los altos índices de corrupción de las sociedades modernas.


La cooperación internacional y el reforzamiento de las organizaciones supranacionales, como la UE, son otros puntos clave de la Tercera Vía, pero sin renunciar a la soberanía nacional.


La Tercera Vía surge en una época en que la globalidad de los mercados, la persistencia de la pobreza y de la marginación social, una delincuencia en aumento, el desmoronamiento de la familia, el papel cambiante de la mujer, la revolución tecnológica y del mundo de trabajo, la hostilidad de la sociedad hacia la política y las demandas de una reforma democrática más profunda, y un amplio abanico de asuntos medioambientales y de seguridad que reclaman una acción internacional.


La Tercera Vía es la aceptación del carácter positivo del libre mercado, en su versión neoliberal. Hay un reconocimiento de la eficacia del libre mercado para la correcta asignación de los recursos al mismo tiempo en que se acepta su incapacidad de atender las necesidades sociales de la mayoría de la población.


En el ámbito social puede esbozarse la idea de tener una actitud diferente hacia la igualdad y la desigualdad, negando la posibilidad de la existencia de una sociedad estable que esté basada puramente en la igualdad de oportunidades, ya que ésta produciría demasiado movimiento hacia abajo, es decir, un sistema con muchos perdedores, y consecuentemente graves divisiones sociales.
Además, se correría el peligro de concebir una sociedad basada meramente en la meritocracia, o sea, un estado en que cada quien tiene lo que merece, lo cual crearía esencialmente una clase de excluidos, que se auto reconocerían como inferiores, que por otra parte, terminaría en una enorme la desigualdad de resultados, favorecida por la cultura individualista del mercado en que “los ganadores ganan todo”.

Valoración de la Ideología

El socialismo se sustenta principalmente en la igualdad del pueblo, de tal manera de que el barrendero y el ingeniero tengan una vida parecida, con los mismos derechos y además puedan acceder a los mismos privilegios, llámese salud, educación calidad de vida. Esto es (desde mi punto de vista) impracticable, puesto que siempre van a existir trabajos no tan competentes para gente que no puede desarrollarse de la misma forma que otras. Si bien suena bien la igualdad entre personas independiente de su capacidad productora, es obvio que al que haga un trabajo mejor se le recompensará de mayor manera ya que vivimos en un mundo donde todo se rige según el potencial y de la manera en que cada persona aproveche este. El socialismo actual está tomando conciencia de que el objetivo planteado desde los orígenes del socialismo en la revolución industrial es utópico, es por esto que se está desarrollando una nueva forma de pensar que consiste en la disminución de la brecha que existe entre el personaje de menor estrato social con el de mayor situación económica, y ese es el problema del socialismo de hoy en día, que está dejando de lado la dirección que originalmente tenía y se está convirtiendo en una ideología idéntica a cualquiera de derecha.

Después de la guerra fría y la caída de la ideología marxista, en el momento en que los países no se atrevían a establecer una política totalmente marxista o capitalista, entonces se establecieron gobiernos liberales y centrales, una tercera vía política. En un comienzo, al dar más libertades, bajos impuestos y un alivio a algunos de los problemas sociales, la política era seductora y parecía mantener contenta a la gente, pero después de pasados algunos años en que la herencia de los otros sistemas de gobierno se desgastaron y las esperanzas de las antiguas generaciones de que se encontraban aún en una época de transición a una democracia socialista habían desaparecido; quedo a la vista publica los constantes problemas sociales, por lo que el temporal apoyo social desapareció y comenzó a ser criticada públicamente. Las nuevas generaciones criticaban al sistema pero a pesar de todo esto, los gobiernos han logrado mantener la estabilidad por ahora.

Friedrich Engels y Karl Marx

Bibliografía

www.opinar.net/2000/n1/igyo02.htm

www.capitalownership.org/lib/SpanishKurland.htm

www.libertaddigital.com/ilustracion_liberal/articulo.php/12

www.es.wikipedia.org ...  "la enciclopedia libre"

www.elperiodista.cl/newtenberg/1428/article-35167.html

www.pln.or.cr

www.rae.es

www.nodulo.org

02/08/2006 01:52 grupo-02 Enlace permanente. sin tema

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris